21/9/2008

Libro Creer a Dios



Creer a Dios
Autora Beth Moore
Estudio realizado en MAS a finales 2005 y principios 2006. Proximamente tendremos el testimonio de una de nuestras integrantes sobre como Dios impactó su vida a través de este estudio.

Beth Moore nos estimula a confiar mas en Dios y en Su Palabra; mediante el ejercicio de una fe activa que cree que Dios es quien dice ser, que nosotros somos quienes Dios dice que somos, que Dios puede hacer lo que el dice que puede hacer, que nosotros todo lo podemos en CRISTO que nos fortalece y que su Palabra esta activa y viva en nuestras vida hoy, Este libro nos reta a creerle a Dios no solamente a creer en Él.

Testimonio Marisol Tavares

Para fines del año 2005, y a todo lo largo del 2006 el “desierto” (prueba a la que Dios me sometió) se recrudeció de una manera, creíble, para todo aquel que esta en las manos de Dios, pues el mismo Dios nos hace exhortación como a hijos, dice: “Hijo mío no tengas en poco la disciplina del Señor, ni te desanimes al ser reprendido por El, porque el Señor al que ama, disciplina y azota a todo el que recibe por hijo” Hebreos 12:5-6. Aun continúa diciendo, “Es para vuestra corrección que sufrís; Dios os trata como a hijos; porque ¿Qué hijo hay a quien su padre no discipline? Pero si estáis sin disciplina, de la cual todos han sido hechos participantes, entonces sois hijos ilegítimos y no sois verdaderos”. He.12:7-8 (ilegítimos-bastardos dice RV 60). Estos versículos los he interiorizado durante muchos años, pues me consolaba mucho saber que era cierto que era hija, que Dios verdaderamente me adopto, esa era una prueba, dolorosa, pero una prueba, muy linda pues es por amor.

-Eran tiempos muy difíciles, soledad, sufría de privaciones, que a cualquiera que le contara de verdad, aun mi propia familia diría: “eso no puede ser, es mentira”, pero Dios y yo sabemos mucho de eso, a El no le puedo mentir. –Bueno no estaba tan sola, (físicamente hablando), porque Dios en su “misericordia” me regalo a Minino, al cuál, yo aprendí a amar, aunque al principio peleábamos un poquito, luego aprendí a tolerarlo, al punto, que puedo decir que al final termine amándolo de tal forma, que lloraba si se enfermaba, y prefería dejar de comer para comprarle su comida preferida.

-Muchas personas encuentran gracioso el hecho de que Minino y Yo hacíamos ayunos juntos, y que veíamos la provisión y la gracia misericordiosa de Dios venir en respuestas a las oraciones y al poner nuestros cuerpos en “sacrificio vivo, es nuestro culto racional” dice la palabra en Romanos 12:1. Eso hacian en la Antigüedad, caso de Ninive con la predicación de Jonás, Esther, etc.

-En fin, el día 21 de febrero del 2006, mis hermanas Loyda e Isabel me regalaron un libro de estudio que se expondría en lecciones de 10 semanas, su titulo “Creer A Dios”. Este regalo era con motivo de mi cumpleaños que seria al día siguiente, pero mi hermana Carmen, quien se especializa en sorpresas, lo celebro un día antes por conveniencia del servicio, fue una buena convocatoria y un verdadero Oasis, GRACIAS QUERIDA HERMANA.

-Este libro me sirvió de devocional para las noches y mientras mas lo estudiaba mas entendía que Dios me lo había regalado para consolarme y para enseñarme, conforme a su Palabra “Yo soy.., que te enseña provechosamente y te encamina por el camino que debes seguir” Isaias 48:17. Y con el versículo que dio base a este estudio de CREER A DIOS, Isaias 43:10, re-comprobé, que efectivamente Dios quería que entendiera que El mismo me tenia Justo En El Lugar que El quería que estuviera, y que desde ese Justo lugar El me estaba bendiciendo, si bendiciendo en medio de la escasez de “todas clases y colores”. Llore mucho es verdad, pero me sentía muy cerca de Dios. Podía decir, “de oídas le había conocido, pero ahora mis ojos lo ven”

-La verdad es, que antes del libro solo era puro reclamo, a solas con Dios, pues algo bueno que he tenido es que no salgo a decir a nadie lo “mal que estoy”, si alguien se daba cuenta es por pura “Dioscidencia”. No es que eso fuera una virtud en si, sino que habían pecados detrás, los cuales Dios estaba tratando conmigo, quizás sean comunes a muchos, orgullo, autosuficiencia, conmiseración, “yo no he sido tan mala para merecer esto, también, se añadía, sentimiento de culpa debido a los “hermanos fariseos” que claramente me decían que era “pecados graves que había en mi y esa era la disciplina, que debía volver a la “senda antigua”, la acusación de mi propia familia que “pronosticaron cuando decidí seguir al Señor” “te convertirás en una arrastrada, igualita a “esas evangélicas que andan por ahí, siempre pidiendo” Waoo esa me dio bien duro. Aun a veces viene a mi memoria, pero es una “fortaleza que la Palabra me ayudo a derribar (2ª Co.10:5) La Palabra es “poderosa” porque Dios es fiel a su Palabra.

-“Vosotros sois mis testigos –declara el Señor- y mi siervo a quien he escogido, para que me conozcáis y creías en mi, y entendáis que Yo soy. Antes de mi no fue formado otro dios, ni después de mi lo habrá” (Isaias 43:10). Aun hoy día lo leo y escribo esta bendita aseveración de Dios y me estremezco, no puedo contener mis lágrimas. Es que como que Dios nos dice o Crees o Crees. Sin fe es imposible llegar a Dios.

-La declaración que la autora nos recomendaba escribir y memorizar, fueron de gran aliento para mi, y pude ver que se derivan del versículo base que le servicio para escribir el libro.
* Dios es quien dice ser
* Dios puede hacer lo que afirma que puede hacer.
* Soy quien Dios dice que soy.
* Puedo hacer todas las cosas por medio de Cristo
* La Palabra de Dios esta viva y activa en mi (en presente continuo, siempre)

-Muchas veces me despertaba en las largas noches, y tomaba el libro, y me adelantaba en la semana siguiente, o volvía a leer lo que ya había leído para entender mejor. Una noche en particular, Dios me hablo de manera muy tierna a mi corazón. Me sentía totalmente en el piso, y derramaba mi alma ante el Señor en oración, recuerdo que le pedía misericordia y que me diera paz, estuve así casi hasta el amanecer, finalmente tome el libro y me indico que leyera un versículo: “Aunque se cambien de lugar las montanas y se tambaleen las colinas, no cambiara mi fiel amor por ti, ni vacilara mi Pacto de Paz, dice el Señor, que de ti tiene Misericordia” Isaias 54:10- Dios, Dios!!, gracias Señor. Entonces fue que llore, y en este justo momento he tenido que parar, para que no se inunde el teclado con mis lágrimas, he tenido que postrarme en ACCIÓN DE GRACIAS a nuestro Dios y Señor por su bendita misericordia.

-Dios siempre me ha hablado a través de su Palabra viva, pero de todas las palabras que me ha dado desde los 80’ esta es la Palabra más tierna que he recibido. No se si alguien me entienda pero esto es realmente profundo, y hay que estar ahí, “en el horno, en el pozo de la desesperación, en el valle de sombra de muerte” para entender.

-A la verdad que fue en esta época que Dios me enseñó a amar (todo, la gente y lo mas mínimo de su creación), a ser sincera conmigo misma y con los demás, a reír de verdad, no a medias para que el otro se sienta complacido, me enseñó, claro, a llorar, tanto en la tristeza como en la alegría, me enseñó a Creerle a El, no importa la circunstancias, a dar gracias en todo. Hoy puedo consolar “con la misma consolación con que El me ha consolado”.

-Esto es algo de lo que Dios me enseñó, podría escribir mucho más, pero se haría muy largo, de hecho ya es largo, les pido perdón.

-Gracias doy a Dios por esta gran familia que me ha dado, algunas muy particulares. Gracias a mi hermana Angie, era la única que lograba sacarme la verdad de mi estado de animo; gracias Evelyn Puello, oro por ti, gracias Isabel, por ser una sierva de empuje y visionaria, Dios te bendiga!, gracias Loyda, no te dabas cuenta pero siempre me confrontaban tus palabras, gracias Carmen, eres muy especial, como una niña del Señor, gracias Cloti, Flora, gracias a mi hermana de Lourdes que me presto su casa, a medio construir, cuando no tenían en donde vivir. Gracias Cathy por dejarse guiar por el Señor y en obediencia dirigir este grupo de Mujeres al Servicio de Cristo, que es y ha sido de bendición para tantas mujeres. Gracias a Dios por el pastor y por el pasto verde, fresco y saludable que nos suministra siempre. GRACIAS, en Cristo Jesús. Amen

P.D. Minino era mi gatito; qué pensaban? je, je, je

2 comentarios:

Marisol dijo...

El versiculo en Isaias 54 es el 10.

Bedicones,

Marisol

MAS dijo...

Hermana muchas gracias por enviarnos su comentario, ya procedimos a arreglar el error. Bendiciones